JAIME HERNÁNDEZ LÓPEZ, ANTITESIS DEL PERIODISTA CON ETICA

Es una pena que la empresa MIVAL, propietaria de los periódicos Pulso y San Luis Hoy, cuenta entre su personal con periodistas de pobre formación ética y humana.

Nos referimos a Jaime Hernández López, quien forma parte de su Consejo Editorial. No lo decimos nada más porque se nos ocurra linchar a esta persona; nuestra opinión está dada por el análisis objetivo de su conducta.

Gracias a su posición dentro del Consejo Editorial de esa empresa, el mencionado periodista ha logrado impulsar a su esposa hasta las mayores categorías escalafonarias del Gobierno del Estado. 

Ella, por su parte, entró a trabajar a la Secretaría de Cultura no porque hubiera tenido los merecimientos suficientes para hacerlo, como centenares de jóvenes o de adultos profesionistas que requieren de un empleo.

Fue Jaime Hernández López quien le encontró acomodo allí, amenazando a funcionarios públicos con utilizar en su contra la fuerza de esos periódicos, que no son de su propiedad y que generosamente le fueron confiados.

También el vertiginoso e inmerecido ascenso laboral de su esposa dentro de la Secretaría de Cultura puede explicarse en razón de las presiones y chantajes dirigidos por este personaje de evidente conducta bipolar. 

Decimos que es bipolar porque no sólo presume de una honestidad y de una ética a prueba de cañonazos, pero en lo personal y en lo familiar es una persona agresiva, violenta y ciertamente corrupta.

Pese al ya importante ingreso económico de su esposa, que es mucho mayor al de funcionarios con responsabilidades públicas, y con el ingreso propio derivado de su desempeño dentro de la estructura directiva de MIVAL, este personaje no tiene llenadera. 

Toda esta temporada la pasó desfilando por diferentes oficinas gubernamentales, presionando a funcionarios con lincharlos en los periódicos Pulso y San Luis Hoy si no obtenía generosos aguinaldos y obsequios de ellos. 

Sería bueno que el director general de ese importante emporio periodístico, que es el Sr. Pablo Valladares García, conociera cuál es el verdadero desempeño de este empleado desleal, que dirige sus medios como propios y ensucia el prestigio de esos periódicos.Image

JAIME HERNÁNDEZ LÓPEZ Y LA HIPOCRESÍA DEL PERIODISMO POTOSINOImage

Jaime Hernández López es un tipo que con una mano recibe lo que el gobierno del Estado le da a través de diversos apoyos, principalmente a través de su esposa, María dolores Núñez que tiene base con nivel 8 en la Secretaría, de cultura, y recibe un jugoso sueldo y prestaciones; esta mujer es un parasito que nada productivo hace en la dependencia, y que el periodista mantiene ahí gracias a las amenazas de que así le irá al funcionario que la corra, pues es precisamente él quien recibe los beneficios de lo que esta mujer cobra por no hacer nada.

Jaime Hernández es un tipo desadaptado psicológicamente e incluso sus vecinos han tenido que llamar varias veces a la policía cuando golpea a su esposa y a sus hijos. Además es un hombre lleno de deudas, que siempre pretende vivir de las apariencias y darse una vida de opulencia, por eso le debe dinero a todos sus amigos y parientes, siempre está pidiendo prestado para cubrir sus faltantes, muchas amistades ha perdido a causa de no liquidar los prestamos que confiadamente les da.

Esa vida desordenada le ha llevado a extorsionar a funcionarios estatales y municipales, a aquellos que no responden a sus pretensiones económicas son amenazados que terminara con sus carreras políticas desde el periódico pulso, en donde los Valladares le mantienen porque sirve a sus intereses económicos y políticos.

De esta forma este sujeto enfermo y lleno de pretensiones ha convertido el pulso en un periódico falso y sin credibilidad, pues continuamente en estado de ebriedad escribe sirviendo con sus mezquindades a intereses del crimen organizado y de la pasada administración de Marcelo de los Santos Fraga, con quien hizo negocios que hoy pretende ocultar atrás de una falsa careta de periodista objetivo e imparcial.