JAIME HERNÁNDEZ LÓPEZ Y LA HIPOCRESÍA DEL PERIODISMO POTOSINOImage

Jaime Hernández López es un tipo que con una mano recibe lo que el gobierno del Estado le da a través de diversos apoyos, principalmente a través de su esposa, María dolores Núñez que tiene base con nivel 8 en la Secretaría, de cultura, y recibe un jugoso sueldo y prestaciones; esta mujer es un parasito que nada productivo hace en la dependencia, y que el periodista mantiene ahí gracias a las amenazas de que así le irá al funcionario que la corra, pues es precisamente él quien recibe los beneficios de lo que esta mujer cobra por no hacer nada.

Jaime Hernández es un tipo desadaptado psicológicamente e incluso sus vecinos han tenido que llamar varias veces a la policía cuando golpea a su esposa y a sus hijos. Además es un hombre lleno de deudas, que siempre pretende vivir de las apariencias y darse una vida de opulencia, por eso le debe dinero a todos sus amigos y parientes, siempre está pidiendo prestado para cubrir sus faltantes, muchas amistades ha perdido a causa de no liquidar los prestamos que confiadamente les da.

Esa vida desordenada le ha llevado a extorsionar a funcionarios estatales y municipales, a aquellos que no responden a sus pretensiones económicas son amenazados que terminara con sus carreras políticas desde el periódico pulso, en donde los Valladares le mantienen porque sirve a sus intereses económicos y políticos.

De esta forma este sujeto enfermo y lleno de pretensiones ha convertido el pulso en un periódico falso y sin credibilidad, pues continuamente en estado de ebriedad escribe sirviendo con sus mezquindades a intereses del crimen organizado y de la pasada administración de Marcelo de los Santos Fraga, con quien hizo negocios que hoy pretende ocultar atrás de una falsa careta de periodista objetivo e imparcial.

Advertisements